Puerto Antofagasta en tiempos de redoblar el autocuidado

Para nadie resulta un misterio la dimensión del desafío que nos plantea la pandemia mundial por COVID- 19, escenario en que resulta vital adoptar- con gran apego- las medidas preventivas instruidas por las autoridades pertinentes, de manera de velar por el bienestar de todos.  

Muy consciente de esta realidad, la Empresa Portuaria de Antofagasta ha incorporado un conjunto de medidas tendientes a asegurar el cuidado de todos quienes componen nuestra comunidad logística portuaria.  En primer lugar, asegurando la aplicación de los más altos estándares sanitarios destinados a cuidar la salud de nuestros trabajadores, del personal de nuestros concesionarios, de contratistas y proveedores, de funcionarios públicos involucrados, de transportistas y en general de todas las personas que son parte de la actividad en que está inserta la EPA. 

Cabe destacar que hace ya más de un mes atrás nos preparamos, mediante la realización de un simulacro interno sobre el desembarque de un tripulante, supuestamente contagiado con coronavirus, desde un buque atracado en los sitios 4 y 5, ejercicio que permitió medir tiempos de reacción y de coordinación con distintos organismos, tales como la SEREMI de Salud, la ONEMI, Bomberos, entre otros.

Adicionalmente, la Empresa emitió un instructivo, el que estableció como eje central de nuestro accionar el resguardo de la salud y seguridad de nuestros colaboradores y de todos con quienes interactuamos.  De esta forma, se dio inicio al teletrabajo en los casos que ello era factible, se adquirieron los elementos preventivos necesarios, y se llevó a cabo la sanitización de nuestras instalaciones, todo lo anterior como parte de un plan completo y riguroso, el que nos ha permitido una operación continua y eficiente, en medio de esta contingencia.

Muy relevante ha sido también el aporte de las aduanas sanitarias establecidas por el MINSAL y por la autoridad marítima.  La primera, permite controlar la salud de los trabajadores de forma periódica.  La segunda, por su parte, inspecciona a las distintas naves, estableciendo, entre otros puntos, la prohibición del embarque y desembarque de tripulantes extranjeros, con excepción de las razones humanitarias.

Cabe destacar también el liderazgo y el trabajo de todo un equipo humano de alto nivel y de gran compromiso profesional, que ha permitido que el comercio internacional siga su curso, lo cual es especialmente crítico en la contingencia actual, al mantener operativas las cadenas de intercambio que contribuyen al desarrollo de la región y del país. 

Finalmente, me gustaría felicitar a cada uno de los actores claves de la actividad portuaria, destacando el trabajo de nuestros colaboradores, de los concesionarios y de las autoridades, por la coordinación y decisión con la que se ha actuado teniendo a la vista los actuales desafíos.  Cuidar a todos quienes desarrollan esta labor tan importante día a día mediante diversas acciones, como las ya expuestas, y al mismo tiempo, mantener el comercio exterior del país en forma ininterrumpida

León Cohen Delpiano.

Presidente directorio EPA.