Este proyecto, que se inició en marzo de 2016, está dirigido a optimizar la infraestructura del Terminal, incrementando su conectividad y seguridad, a través de la reparación de 1 kilómetro del malecón de costa, como también el mejoramiento de más de 14.000 m2 de áreas de respaldo y de 2.900 metros de líneas férreas. Las obras están 100% terminadas.

De esta forma, la iniciativa permitirá aumentar la capacidad portuaria y de la velocidad de transferencia de carga, posicionando al Frente N°1 en uno de los mejores de Chile para la operación multipropósito y en un instrumento de descongestión de los terminales portuarios de la región.